domingo, 27 de octubre de 2013

Lou

Un segmento de mi novela Los desajustados en donde Lou Reed "sets the mood". Que viva el trovador oscuro!

A Paliedemes le resultaba muy atractiva esta mujer lisiada. Le daban ganas de besarla y tocarle las piernas y los tornillos; quitarle la ropa con dificultad. El escritor se sentó a su lado. Marcia cantaba “Candy Says” muy bajito casi para ella. Paliedemes se rio y ella también. “Perfect Day”. Los dos estaban nerviosos y cometían torpezas con las manos, manierismos que los delataban. Paliedemes pegó su boca a la de Marcia. Ella se dejó aunque el beso no resultó tan bueno. Él intentó de nuevo y mejoró su técnica. Ella se sintió mejor aunque la rodilla le dolía mucho. Paliedemes estaba torpe por el material Z. Ella no se daba cuenta por la misma razón. Marcia le tocó la cara sin afeitar y rieron de la voz de Lou Reed. Por las ventanas, se veía caer la tarde.

No hay comentarios: