domingo, 22 de enero de 2012

Nieve entre Bedford y Franklin

Ayer 1/ 21/ 2012 fue la primera nevada del invierno. La nieve cayó de noche y temprano en la mañana. El sábado se lleno de calma y el mundo ocupado se retrasó para todos.


Los jardines quedaron enterrados en las capas blancas, las ganas de andar descalzos en el patio.


Nadie decide jugar handball en las canchas.


Nadie se sienta a leer mientras sus niños se columpian.


El nuevo suelo, secretamente mojado, tapiza las esquinas.


Encubierto el sucio, el día brilla monocromático y aprovado.


Desde los cuartos miramos los techos, las antenas y la cama que invita a quedarse.


Es un día pequeño y nos podemos comer el gris.

No hay comentarios: