viernes, 20 de agosto de 2010

Devendra Banhart en Terminal 5, New York


Luego de las olvidables canciones de un chamaco drogado vestido de pirata y de apellido Green, subió a tarima Banhart muy acicalado. Su banda de amigos, o eso les gusta parecer ser, lo acompañó por las primeras tres canciones del excelente What will be: disco popero y muy bien articulado que convierte el trabajo antiguo y más radical del muchacho Banhart, en melodías divertidas, psicodélicas, más manejables (de acuerdo al criterio eso puede ser tanto un defecto como una virtud). Luego los coleguitas fueron dejando al engabanado cantante a sus anchas para un set acústico donde se rescataron temas de Niño Rojo o Cripple Crow y en donde éste demostró su facilidad de cautivar audiencias con poca cosa, como el adolescente cantor de fogatas que fue. Excelente histrionismo vocal, ejemplo superior del weird folk (conmovió a par de muchachas de espejuelos y trajecitos). Su camada regresó al final de una de estas piezas para hacer coros y así cabalgar juntos hasta el final de la velada. Retomaron las más bailables de What will be para el disfrute de los más posesos del ritmo. Hubo gozaera sin lugar a dudas. Sin embago, la más impresionantes a nivel sonoro fueron dos canciones anónimas en las que Banhart dejo cualquier protagonismo y se confundió entre su ganga a tocar por el puro disfrute sónico. Inesperado shogaze. Rats cerró potente la noche con el riff á la Led Zeppelin y la energía a tope. De camino a Brooklyn en el subway C los fans estaban contentos y hasta intercambiaron una que otra palabra. Cosa rara de verás.

No hay comentarios: