miércoles, 2 de diciembre de 2009

Reflexión detestivesca: Bolaño y sus poetas

En Los detectives salvaje Bolaño estructuró una novela por medio de diarios y testimonios de una treintena de personajes que aportan pistas sobre las dos figuras centrales del movimiento poético real-visceralista: Arturo Belano y Ulises Lima. El libro basado en el movimiento poético infra-realista de mediados de los setenta en México (del cual Bolaño fue fundador), es un recuento del quehacer poético de una generación perdida que por un corto periodo causó revuelo en los círculos literarios mexicanos. En la novela casi todos los personajes son poetas, literatos o amigos de éstos. Bolaño hace un retrato exhaustivo de la figura del poeta. Sin embargo, su visión de esta figura esta trabajada desde dos niveles o dimensiones fundamentales: desde el nomadismo y desde la ausencia de una obra poética. Al igual que el ya arquetípico Arthur Rimbaud, que abandono la poesía y se dedicó a viajar incansablemente, los poetas de Bolaño carecen de cualquier estabilidad espacial o creativa moviéndose indiferentemente por Santiago de Chile, México D.F., los desiertos del norte Mexicano, París, Tel-Aviv, Africa o Barcelona.
En la búsqueda de experiencias trascendentes, los personajes, en especial Belano y Lima, pasan como fantasmas dejando rastros e impresiones. Sus vidas son un misterio constante para el lector que solo logra atrapar un conocimiento confuso (basado en el recuento de los otros) de estos escritores nómadas. Para estos personajes apasionados de la literatura, la escritura de una obra poética según las pautas del mercado o la academia, es menos importante que vivir una vida que celebre el acto poético. Los real-visceralistas escriben en los márgenes de libros, en revistas ya descontinuadas, en antologías erráticas, conformando una obra casi invisible que se va desintegrando en la memoria. Su legado literario es simplemente intuido, ya que visto en la realidad, es fragmentado, discontinuo y brumoso. Sin embargo, sus maneras de afrontar la vida y la realidad están guiadas por una agenda poético-revolucionaria que busca, como todo buen vanguardista, romper los límites entre la vida y el arte

No hay comentarios: